Una ayuda siempre viene bien

Este tiempo atrás, antes incluso de ser madre, ya escuchaba a algunas de mis compañeras de empresa que tenían señoras para ayudarles en las tareas de la casa. Y a mí ha sido algo que siempre me ha parecido bien. De hecho siempre dije, cuando tenga un hijo (y si me lo puedo permitir) contrataré a alguien que me ayude aunque solo sea con la plancha que la odio. Bien es verdad que las tareas las compartimos mi marido y yo, pero estás anhelando el fin de semana, y cuando por fin llega, se convierte en el maratón de limpieza, la verdad, un rollo.

Sin embargo con Noa más o menos nos organizamos bien y aunque hubiese días que estaba “como una lobera” (frase de mi madre)  pues hacías la vista gorda.

El segundo embarazo coincidió con el cambio al chalet, y mi primera compra antes ni siquiera de irme a vivir fue el robot aspirador. Me habían hablado maravillas y estoy muy contenta. Vale que tarda más tiempo que tú y que en alguna ocasión se deja algún hueco por pasar, pero es un tiempo de oro que te deja libre para ir haciendo otras cosas.

Ya este verano con las dos, y pese a estar todavía de baja me di cuenta que no podíamos con todo, mi marido trabaja casi todo el día y yo me agobiaba por no tener la casa como me gusta y encima quitarles tiempo a las niñas. Como estaba claro que en cuanto volviese a trabajar iba a necesitar ayuda me puse manos a la obra y cogimos a una chica.

 En que nos basamos? Pues eso sí lo tenía claro, en referencias. No es que tenga cosas de valor en casa pero por lo que pueda pasar preferí que mi madre preguntase entre sus conocidas y contratar a alguien de confianza.

 En principio solo viene un día un par de horas a la semana, pero como el aspirador se pasa sólo en ese rato ella limpia lo demás y yo voy recogiendo zaleos, ropa, planchando, y cuando se marcha está la casa como una patena. Este verano fui capaz de mantenerla mas o menos igual los 7 días, además la contraté para los viernes porque así el fin de semana estaba todo reluciente y mi marido apreciaba más que es indispensable jeje!  pero ahora que me he incorporado al segundo día ya estaba todo medio patas arriba, a las 8 de la mañana ya nos hemos ido todo, y entre actividades y parque muchos días no volvemos hasta la 8 de la tarde… Para que os hagáis idea me incorpore a trabajar un miércoles, esa tarde vino ella y entre las dos hicimos todo. El viernes cuando llegue a casa a las 4 de la tarde pensé, “Por favor, por favor, por favor, que no se hayan llevado mi anillo de pedida!” Jajaja. Ahora en serio. Solo hacia día y medio que lo habíamos dejado todo reluciente y eso era lo que me encontraba???

El pijama de la mayor en el sofá, las zapatillas a modo de trampa mortal una a la subida de la escalera, y otra estratégicamente interrumpiéndome el paso al salón. Las camas (cosa con la que soy HIPER maniática, sin hacer a las 4 de la tarde :O. Los platos de la cena del día anterior, que había sido caótica, a medias de recoger en la pila…. En fin un panorama desolador. Tengo que decir que yo salgo a las 7 de la mañana de casa y dejo a mis 3 angelitos dormidos. Mi marido se ocupa de levantar a las peques desayunos, vestir, arreglarse él y sus cosas de trabajo, petate y rumbo a casa de de los abuelos a las 8.15.

Por supuesto yo me di cuenta que ni muchiiiisimo menos le puedo pedir que deje el pijama de las niñas debajo de las almohadas, las camas perfectamente estiradas, y las tazas del desayuno dentro del lavavajillas. Así que lo primero que pensé fue, jolín, para tener la casa como este verano necesitaría que Mariví (que así se llama), viniera todos los días 1 hora!!! )para cuando quedase la casa vacía recoger todos los zaleos y dejar “cada cosa en su sitio y siempre el mismo” (ese es el titulo de un post que tengo por escribir y que no tardareis mucho en leer 😉 Claro estamos hablando de 50 o 60 € a la semana. Si me tengo que quitar eso del sueldo, para tener la casa limpia, pues mira al final casi casi ni te compensa ir a trabajar.

Total, que ese primer fin de semana de haber trabajado ambos, nos sentamos tranquilamente y lo hablamos. Aquí está claro que hay que cambiar las reglas del juego. Antes era yo la que se levantaba a las 8, recogia la casa, se ocupaba de las niñas hasta que llegabas TU (Mr Wonderful a partir de ahora…jajaja). Debo decir que no dije nada del tema camas, lo prometo, pero desde el 3er dia de estar yo trabajando, me he encontrado TODOS los días con ellas hechas. Porqué??? Porque si mi Mr Wonderful después de 14 años juntos no me conoce, quien sino!! El sabe que son 5 minutos y son los justos para que cuando yo llegue del trabajo no me de un colapso porque ya os digo que con ESO no puedo. En fin que ambos entendimos que había que establecer una rutina la noche antes para que quedase todo ABSOLUTAMENTE preparado. (Yo me ocupo de dejarle el snack del cole a Noa, la ropa perfectamente preparada a las 2, y la leche extraída que necesita en la nevera solo para recoger). Y así el se ocupa de ellas, puede hacer las camas, y sí, me sigo encontrando a veces una zapatilla asesina en medio del pasillo pero esto ya es otra cosa…

Así que si alguna os veis en la esta situación haced unos números. De verdad os digo que para mi son los 20€ mejor gastados de la semana. Aunque me lo tenga que quitar de otra cosa.

12 comentarios en “Una ayuda siempre viene bien

  1. Vaya! cuanta razon tienes! Yo me lo estoy planteando, mas que nada porque aunque mi marido ser muy apañado, el trabaja jornadas interminables de lunes a viernes y fin de semana si fin de semana no, esta trabajando desde casa. Si ademas a eso le tenemos que sumar que debe hacer las cosas como mas o menos me gusta, y yo tengo mis estudios y cunado venga el peque aunque al principio este mi madre, no dejo de pensar que una ayuda no estaria mal!…

  2. El futuro papá es el que lleva pidiendo a alguien que nos ayude con la limpieza ¡desde que vivíamos en el mini piso anterior de 47 metros! Si para que una señora limpiase nos tendríamos que haber salido nosotros primero… ¡claro, a mí me daba vergüenza ajena no poder mantener dignamente una casa tan pequeña! Pero una vez que nazca la bichilla ¡seguro que vuelve a insistir con el tema! Y dependiendo de lo desbordada que me encuentre siendo primeriza, igual le tengo que dar la razón…

    • Jajaja. No seas tonta. Mira yo desde que soy madre lo veo asi: las mujeres nos echamos todo a las espaldas porque nos han educado para eso. Y yo, ahora que me acaban de diagnosticar urticaria por stress te digo que YA ESTA BIEN. Y mi marido es un 10 para la casa y las niñas (“pues entonces como estare yo que mi marido es un 4” me decia ayer una amiga!! Jaja) pero aun asi somos nosotras las que llevamos el peso de todo, y no solo el de tu barriga 🙂

  3. Nosotros siempre hemos tenido a una mujer que nos ayuda, 3 horas a la semana, y es un descanso, evita discusiones y cuando llega el fin de semana en lo último en lo que tienes que pensar es en la limpieza. Has hecho muy requetebien! 😉

  4. Jo, pues sabeis que me estoy animando!!!!! A veces no llego, es que no llego y como tu dices deseando que llegue el finde y ala zafarrancho de limpieza!!! mi cari el pobre es muy apañaísimo, él se encarga de la comida,el niño y en lo que puede me ayuda, pero no puede estar en todo y luego que soy “mu pesá” y voy detrás porque no hace las cosas como yo quiero Por cierto, a los tres meses de ser mami, tb me salio urticaria por estres y ansiedad, ahora ya me voy tomando las cosas de otra forma…y donde quede el corte se ha quedao!!!
    Tendré que poner una Mariví en mi vida.
    Saludos

    • Me lo estoy planteando yo también, bueno, yo siempre dije que cuando tuviésemos un bebé, pero luego con la crisis, las bajadas de sueldo… lo deje pasar, pero cada vez tengo mas claro que necesito a alguien que me ayude, y cuando seamos uno mas ni te cuento!!

      María

    • Me alegra que mi post te anime porque como le digo a Maria (que ando a ver si la convenzo también) se que es algo de lo que no os vais a arrepentir, porque a ninguna creo que nos guste más fregar que pasar la tarde con nuestros peques o leyendo un libro.
      Que sí, que a lo mejor no todas nos lo podemos permitir, pero de verdad que yo creo que 20 o 25 € a la semana se arañan de donde sea!!

  5. Llevo meses buscando una chica que se dedique a la casa una hora diaria, en la mañana, cuando la casa queda vacía…imposible. El fallo es que el primer día hacemos de prueba las cosas juntas y ninguna me gusta…Una utilizó la bayeta de los baños para pasarle después a las cosas del niño…luego barrio la escalera arrastrando el polvo del primer al último escalón sin utilizar el recogedor…vamos que yo creo que ese es el fallo…estar tú cuando hacen las cosas. Siempre vas a pensar que nadie lo hace como tú…y si eres maniática como es mi caso…No me rindo…sigo buscando…alguien habrá como yo…

    • Carmen, hazme caso, partimos de la base de que con los años y a medida que tengo menos tiempo me hago menos maniatica, aunque la verdad para los temas de la casa nunca he sido perfeccionista.
      Sí es cierto que hay cosas que yo me encuentro con las que no coincido y, o bien lo dejó pasar porque cada una limpiamos a nuestra manera, o se lo indicó con educación. Pero al final entre que arrastre el polvo de arriba a abajo de la escalera y tener que hacerla tu, que prefieres? Yo, lo tengo claro. 🙂

      • Pues que acabo de pintar la casa por ejemplo…y desmonté la lampara para lavarla bolita a bolita…esa diferencia veo. Si me quita el trabajo de barrer la escalera( que es diario porque tengo jardin) y me toca otras limpiezas…no se.Sigo buscando quien me guste…

Un blog se alimenta de comentarios, nos dejas el tuyo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s