Aquellos maravillosos años…

El otro día cuando escribía el post sobre Septiembre y recordaba las tardes de forrar libros y de compras de cuando éramos pequeños me vinieron a la cabeza un montón de recuerdos y pensé que podía compartirlos.

Este post es como esos correos que se mandan sobre los 80 de jugar en la calle y eso, pero muy personal, con manías, reglas… de mi madre.

Coca-cola: en mi casa estaba prohibidísima!!!, era una bebida “mala” asique  sólo nos daban el sábado por la noche, hasta ahí, vale, pero lo peor es que mi madre nos daba una lata para los cuatro!!!! Ya me diréis a cuánto podíamos tocar… jaja. Pero vamos, que nosotros encantados con nuestra ración de coca-cola, imaginaros, ponía los cuatro vasos juntos y la bebida estaba milimetrada, porque tenía que ser igual para todos. Y nosotros para estirar aún mas ese rato lo que hacíamos era pelar un montón de pipas y echarlas al vaso, no lo he vuelto a probar pero por entonces nos sabía muy rico.

Pijamas – Reyes: esto mas que mi madre era mi abuela. Da igual lo que  pidisiemos  por reyes en su casa, siempre nos traían lo mismo, un pijama y un huevo kinder, siempre. No sé como lo hacíamos, pero según ella era lo que mejor nos venía cada 6 de enero. Y seguimos con la tradición, ahora Los Reyes Magos le dejan un pijama a cada bisnieto.

Bollycaos, Donuts…: Igual que la coca-cola… Nosotros para merendar nada de bollería industrial, únicamente nos la compraba los primeros y últimos días del curso que teníamos jornada intensiva, ahora le llaman periodo de adaptación, y esa era la merienda que nos llevábamos para el recreo, pero insisto, solamente esos días.

Pesca los martes por la noche: la odiábamos todos!!!, incluido mi padre que casualmente todos los martes por la noche se acababa de comer un bocadillo en el trabajo y no tenía hambre… Pero mi madre erre que erre, todos los martes por la noche bacalao rebozado, además insistía en que de esa manera era como mejor lo comíamos… nada mas lejos de la realidad, a mi me gusta el pescado preparado de todas las maneras excepto de esa.

Por supuesto, todo esto lo hacía con la mejor de sus intenciones, teníamos que comer pescado, nada de bollería industrial en nuestra alimentación… y aunque protestásemos mucho en su día, en el fondo, hoy se lo agradecemos.

Supongo, que yo también tendré mis manías como madre que mi peque odiará, pero… lo siento mucho, esto es lo que hay, y quién manda en casa es mamá.

Me contáis algo que  recordéis de vuestras madres?

Publica María.

P.D. Ya sé que se dice pescado, no pesca y que como dice Rocío es una “salmantinada” pero… en mi casa siempre lo hemos llamado así

Anuncios

4 comentarios en “Aquellos maravillosos años…

  1. en la mia tb se dice pesca y yo lo seguiré diciendo!! ajajaja
    yo igual, jamas vi en mi casa fantas y esas cosas si no era en cumpleaños o los domingos en el bar del pueblo….eso si, como dices compartida con mi hermano!!

    • En la mía también se dice pesca, de hecho mi madre todavía lo mantiene. Yo lo corregí porque teníamos un profesor en BUP, que se encargaba de recalcarnos que era una “salmantinada” y estaba muy mal dicho, y por no aguantarlo creo que todos lo corregimos!!

Un blog se alimenta de comentarios, nos dejas el tuyo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s